Traductor

sábado, 27 de octubre de 2012

Hacer jabón natural


Los jabones industriales, salvo los puros de glicerina -que se venden en farmacias y sitios especializados-, están repletos de detergentes y demás elementos químicos que adulteran su composición original, haciéndolos "menos agradecidos" por parte de nuestra piel.
No hay comparación entre el jabón natural -que hasta hace bien poco seguían haciendo nuestras anteriores generaciones- con el de ahora. Su escaso o nulo olor, se ve compensando con su íncreíble sensación al tacto. Hoy os voy a enseñar a prepararlo...

- ¿Qué necesitamos? -
- Recipiente -cristal, metal o madera-
- Palo para remover y caja de madera
- 250ml de agua
- 250ml de aceite
- 42g de sosa cáustica (¡no tocar! material corrosivo)


1- En el recipiente elegido echar la sosa cáustica y el agua con cuidado de no salpicarnos. Comenzamos a remover y a verter poco a poco el aceite mientras seguimos moviendo la mezcla resultante.
2- Seguimos moviendo continuamente la mezcla hasta que se haga una masa blanquecina espesa -puede variar entre 1/2 y 1 hora-. Cuando se está poniendo espesa, es el momento de añadir si queremos alguna fragancia o un poco de alcohol -para hacerlo transparente-. Personalmente, no le añado nada.
3- La masa obtenida la metemos en una caja de manera -o similar- para que el jabón desprenda el líquido sobrante. Al cabo de 24/48 horas estará totalmente solidificada y lista para ser cortada en trocitos.
Muy importante no empezar a utilizar ese jabón hasta pasadas cinco o seis semanas, ya que tenemos que esperar que la sosa cáustica se neutralice, para evitar quemaduras en la piel.
Ideal para todo tipo de piel y el tratamiento del acné.

No hay comentarios:

Publicar un comentario