Traductor

domingo, 25 de noviembre de 2012

¿Cuáles son los 5 alimentos que más hacen engordar?


La Universidad de Harvard realizó una investigación en más de 120 mil personas y detectó las comidas que más engordan y algunas causas del sobrepeso y la obesidad.
¡Dime qué comes y te diré qué físico tienes! Así de radical y frívola puede sonar esta frase, sin embargo, en varias personas adquiere mucho sentido.

Claramente comer no es lo mismo que alimentarse y está comprobado que una dieta balanceada influye en el bienestar personal, proporciona la energía adecuada para la conservación de los órganos y células de nuestro cuerpo  y, además, ayuda a prevenir distintas enfermedades.

La Escuela de Salud Pública de Harvard analizó de manera exhaustiva los hábitos alimenticios de 120.877 hombres y mujeres sanos, durante 20 años,  vinculando la ingesta de ciertas comidas con el aumento de peso durante el tiempo de estudio. Del mismo modo, reveló que no sólo el comer mal engorda a largo plazo, sino que también  determinadas formas de vida como el sedentarismo y el dormir poco.



Papas fritas y carnes rojas, una combinación de alimentos para engordar.

Al comienzo del proceso los participantes tenían un peso normal, pero al término de éste subieron en promedio 1,59 kilos por cada periodo de cuatro años, por tanto, al final de la investigación el incremento total fue de 7,9 kilos.

El estudio estableció las siguientes comidas como las más nocivas:

1.- Papas Fritas: Su textura genera una fácil absorción de las grasas saturadas, actuando similar a una esponja. Asimismo, sus componentes químicos llegan al cerebro y alteran el centro de regulación del peso, por lo que no existe un límite preciso: se pueden ingerir 10 ó 30 sin ningún tipo de control. Las personas del estudio acrecentaron su peso en un 0,76 kg en el lapso de cuatro años.

2.- Otro tipo de papas: Este alimento, independiente de su preparación,  es rico en carbohidratos, los que son absorbidos rápidamente por el organismo, generando altos niveles de insulina en la sangre y no induciendo señales de saciedad. Los participantes de la investigación incrementaron su peso en 0,58 kg durante cuatro años.

3.- Bebidas con azúcar: el consumo diario de esta bebida generó el aumento de 0.45 kilos en cuatro años.

4.- Carnes rojas: Debido a su alto contenido de grasas saturadas provocó que los analizados añadieran 0,43 kilos a su peso, también durante cuatro años.

5.- Carnes rojas no procesadas: Como los embutidos y salchichas, pues su alto nivel de calorías, grasas saturadas y sodio incidieron en el incremento de 0,42 kilos en los participantes de la investigación en cuatro años.

La otra cara de la moneda: los buenos alimentos

Durante el estudio, quienes bajaron o mantuvieron su peso solían comer bajas cantidades de alimentos procesados. El informe identificó al yogurt, frutas, verduras, granos enteros y productos ricos en fibra como claves al momento de querer adelgazar.

Por otro lado, se determinó que el sueño es fundamental, ya que se comprobó que las personas que durmieron menos de 6 horas al día, ganaron un 31% más de peso al año de las que descansaron más.


Por tanto, una dieta variada, ejercicio moderado, descanso adecuado y una actitud activa son los mejores aliados a la hora de querer tener un óptimo estado físico, y por ende, una salud favorable. ¡Anímate!



Realmente se puede perder peso


!Si se puede y creo en esto!

Cada vez que me paro frente al espejo, me denuncio a mí mismo por tener sobrepeso y estar fuera de forma.  Me pregunto si seguiré  comiendo sin parar  en lugar de tomar medidas para el control de mi problema de peso. Tengo que tomar en cuenta de corazón el hecho de que los problemas de peso  en general se encuentran en muchas personas.

Me gustaría creer que estoy constantemente tratando de perder ese exceso de peso, en cada  momento, intentado todo tipo de dietas. Estoy constantemente en la búsqueda de la dieta perfecta, que sea especial, sin  secretos;  que haga  finalmente  lo que se promete que hará,  y hacerlo sin afectar demasiado lo que como. Imaginemos una pérdida de peso sin dieta ¡sería la solución!  ¿No sería genial?

Habiendo dicho todo esto, del fondo de mi corazón sé que si estoy hablando en serio acerca de perder peso, hay básicamente dos elementos esenciales:


En primer lugar, tengo que renunciar a algunos hábitos en mi vida.

Tendré que cambiar mis hábitos alimenticios, y eso significa incluir alimentos más saludables en mi comida con regularidad. Sin embargo, sé que es más importante comer el tipo y la cantidad correcta de alimentos. Esta es una opción mucho mejor y más exitosa que prolongar la dieta.

En segundo lugar, y esto todo el mundo me dice y con razón, que uno de los componentes más importantes de mi programa de pérdida de peso debe ser el ejercicio!  Dicen que perder peso es una cuestión de eliminar el exceso de grasa en el cuerpo. Voy a tener que salir más y hacer más ejercicio cardiovascular.

Pero casi todo el tiempo, he optado por hacer caso omiso de todos los consejos bien intencionados...

El problema es que yo sé que la gente gorda como yo, muchas veces perdemos nuestro amor propio, no todo el tiempo, pero en un momento u otro. Las personas con sobrepeso tienden a sufrir más enfermedades, tales como la presión arterial alta, colesterol alto, derrame cerebral… La obesidad es actualmente responsable de más muertes prematuras que fumar! Las estadísticas han demostrado que las personas que tienen sobrepeso o son obesos comienzan a  luchando con serios problemas de salud a una edad mucho más temprana.


También sé que la pérdida de peso puede ser beneficiosa para la salud a largo plazo.

 Las mujeres que sienten que no están en buena forma se sentirán mucho mejor cuando pierden un par de kilos. La investigación ha demostrado que las mujeres que perdieron peso significativamente durante un período de tiempo han demostrado ser curadas  de períodos irregulares. Mientras que los hombres que perdieron peso tienden a producir esperma más saludable.

Hubo momentos en que tuve éxito en perder algo de peso, me siento mucho mejor y más en forma. Este logro, aunque no tanto y tan frecuente como yo quiero, me hizo sentir muy orgulloso de mí mismo. Yo personalmente ganó la sensación de haber logrado una hazaña muy difícil.

Este orgullo bien merecido puede tener un poderoso efecto sobre mi salud y la autoestima general y el bienestar. Cuando nos sentimos bien con nuestro cuerpo y de nuestra apariencia, tendemos a sentir confianza.

Estar sano es un completo bienestar físico, mental y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

El peso moderado realmente hace que el cuerpo se vea bien y fuerte, mejora nuestra salud y el sistema inmunológico.

Nacimos para vivir sanos y ser felices. Si elige un programa de dieta determinada, o como yo, están buscando una solución no-dieta para bajar de peso, entonces tenemos que recordar constantemente a nuestro yo que este es un objetivo a largo plazo.

Es importante elegir un programa de pérdida de peso adecuado y no poner demasiado interés en lo que no se puede lograr. Hoy en día, sólo se podrá alcanzar si seguimos religiosamente con nuestro régimen previsto.


En la sociedad actual, es mucho más social y psicológicamente relevante para verse y sentirse bien estar en forma y un peso adecuado.



Si quieres adelgazar y mantenerte delgado, quizás yo puedo ayudarte. Pero debes entender.

Esto NO es una dieta.

NO se trata de hacer ejercicio extremo.

NO se trata de afiliarse a gimnasios caros.

NO se trata de un tipo de medicación.

NO se trata de un menú.

Ni de, francamente, cualquier cosa que estés pensando que hayas visto o escuchado anteriormente.

Es algo tan distinto.


Haz Un Clic En La Siguiente Imagen Para Ver Video