Traductor

domingo, 20 de enero de 2013

Tipos de piel

Cada vez que decidimos empezar a cuidar de nuestra piel o comprar algún producto para el cuidado de la misma nos surge la duda de qué tipo de piel es la nuestra y qué productos son los más adecuados. Conocer tu tipo de piel hará que puedas elegir los tratamientos y cuidados acorde a tu piel y obtendrás los mejores resultados logrando una piel siempre sana y esplendida.

Piel Normal: Es una piel equilibrada que tiene como principal característica la textura uniforme, suave y lisa y además se encuentra bien hidratada. No tiene espinillas ni puntos negros, no tiene zonas resecas o grasosas. Los poros están un poco cerrados y la piel no tiene brillos. Para su limpieza se indica un limpiador líquido en gel sin jabón o en crema, luego aplicar una loción o tónico sin alcohol y al finalizar hidratar con cremas hidratantes fluidas.


Piel Seca: Se ve fina con poros pequeños o cerrados, esta piel produce poco sebo y es propensa a tener venas rotas. Se siente tirante luego de la limpieza y puede reaccionar enrojeciéndose e irritándose. Casi nunca tiene espinillas o puntos negros. Sin la suficiente y adecuada hidratación luce una apariencia quebradiza y las arrugas aparecen de forma temprana. El sol, viento, frío y contaminación empeoran la sequedad. Para su cuidado se indica un limpiador cremoso o un jabón hidratante sin perfume, luego debes aplicar un tónico calmante y finalizar con una crema hidratante nutritiva. Puedes utilizar una mascarilla hidratante una vez a la semana y exfoliar cada 2 o 3 semanas.





Piel Grasa: Se verá brillante y grasosa por la sobreproducción de sebo a la que se asocian espinillas, puntos negros y poros abiertos. Este tipo de piel tiene la ventaja de lucir más jóven por más tiempo y es más resistente a los agresores externos como sol, viento y productos cosméticos. Para su limpieza se puede usar un gel limpiador y luego un tónico equilibrante ambos sin alcohol.
 Hidratar con cremas livianas u oil free.





Piel mixta: Es el tipo de piel más común y es una combinación de las pieles seca, grasa y normal. Se caracteriza por tener una zona llamada “zona T” que incluye frente, nariz y barbilla que es más grasa que el resto de la cara que es normal o seca. Luce despareja e irregular al tacto. Para el cuidado de la piel mixta se utilizan geles y tónicos sin alcohol e hidratantes oil free.

Piel sensible: Es una piel muy delicada, fina y que fácilmente se enrojece e irrita además de ser propensa a sufrir reacciones alérgicas. Se siente caliente y molesta cuando se irrita y se hacen visibles pequeños vasitos. Puede arrugarse tempranamente y descamarse. En las pieles sensibles se deben utilizar productos hipoalergénicos y sin alcohol. Las pieles muy sensibles o reactivas deberán usar productos especificos para ese tipo de piel. No debes utilizar jabones ya que eliminan la fina capa protectora que la cubre. Se debe utilizar 2 veces al día hidratantes adecuados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario