Ir al contenido principal

Tipos de piel

Cada vez que decidimos empezar a cuidar de nuestra piel o comprar algún producto para el cuidado de la misma nos surge la duda de qué tipo de piel es la nuestra y qué productos son los más adecuados. Conocer tu tipo de piel hará que puedas elegir los tratamientos y cuidados acorde a tu piel y obtendrás los mejores resultados logrando una piel siempre sana y esplendida.

Piel Normal: Es una piel equilibrada que tiene como principal característica la textura uniforme, suave y lisa y además se encuentra bien hidratada. No tiene espinillas ni puntos negros, no tiene zonas resecas o grasosas. Los poros están un poco cerrados y la piel no tiene brillos. Para su limpieza se indica un limpiador líquido en gel sin jabón o en crema, luego aplicar una loción o tónico sin alcohol y al finalizar hidratar con cremas hidratantes fluidas.


Piel Seca: Se ve fina con poros pequeños o cerrados, esta piel produce poco sebo y es propensa a tener venas rotas. Se siente tirante luego de la limpieza y puede reaccionar enrojeciéndose e irritándose. Casi nunca tiene espinillas o puntos negros. Sin la suficiente y adecuada hidratación luce una apariencia quebradiza y las arrugas aparecen de forma temprana. El sol, viento, frío y contaminación empeoran la sequedad. Para su cuidado se indica un limpiador cremoso o un jabón hidratante sin perfume, luego debes aplicar un tónico calmante y finalizar con una crema hidratante nutritiva. Puedes utilizar una mascarilla hidratante una vez a la semana y exfoliar cada 2 o 3 semanas.





Piel Grasa: Se verá brillante y grasosa por la sobreproducción de sebo a la que se asocian espinillas, puntos negros y poros abiertos. Este tipo de piel tiene la ventaja de lucir más jóven por más tiempo y es más resistente a los agresores externos como sol, viento y productos cosméticos. Para su limpieza se puede usar un gel limpiador y luego un tónico equilibrante ambos sin alcohol.
 Hidratar con cremas livianas u oil free.





Piel mixta: Es el tipo de piel más común y es una combinación de las pieles seca, grasa y normal. Se caracteriza por tener una zona llamada “zona T” que incluye frente, nariz y barbilla que es más grasa que el resto de la cara que es normal o seca. Luce despareja e irregular al tacto. Para el cuidado de la piel mixta se utilizan geles y tónicos sin alcohol e hidratantes oil free.

Piel sensible: Es una piel muy delicada, fina y que fácilmente se enrojece e irrita además de ser propensa a sufrir reacciones alérgicas. Se siente caliente y molesta cuando se irrita y se hacen visibles pequeños vasitos. Puede arrugarse tempranamente y descamarse. En las pieles sensibles se deben utilizar productos hipoalergénicos y sin alcohol. Las pieles muy sensibles o reactivas deberán usar productos especificos para ese tipo de piel. No debes utilizar jabones ya que eliminan la fina capa protectora que la cubre. Se debe utilizar 2 veces al día hidratantes adecuados.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Remedios caseros para los ojos de pescado

Los ojos de pescado son callosidades que salen entre los dedos (e incluso en la planta) de los pies, convirtiéndose en molestos, incómodos y dolorosos. Pero puedes luchar contra ellos, empleando alguno de estos remedios caseros y naturales, que te proponemos en este artículo.

 Se conoce por ojos de pescado a esa especie de callosidades o verrugas que salen en la planta de los pies o mismo entre los dedos. Se trata de piel muerta que adquiere una especie de forma protuberante y que suele causar dolor y molestia. Afortunadamente, existen muchas maneras de curarlos de forma natural.

Si bien estos son remedios tradicionales, quienes los han puesto en práctica dicen que traen muy buenos resultados. Uno de ellos consiste en una práctica de suavización de los ojos de pescado, empleando agua tibia y sales de epson, aplicando una mascarilla humectante posteriormente.

Otra de las maneras que existen de quitar los ojos de pescado de forma casera, tipo "truco de la abuela" es recurriendo a…

Remedios Naturales para la Caída del Cabello

La Caída del Cabello es el trastorno más común entre los hombres. El pelo se encuentran en varias partes del cuerpo excepto las manos, las palmas y las plantas de los pies. El pelo se forma en unos pequeños bolsillos en la piel llamados folículos. Al mismo tiempo el pelo se encarga de producir un grupo especial de células que son los aminoácidos que se forman en la queratina, un tipo de proteína, de la cual el pelo nace y se hace.
                                                                             La tasa de producción la queratina es la que determina el crecimiento del cabello.
Hay un equilibrio en el crecimiento del vello y la caída del cabello.
Cualquier problema en el sistema del cuerpo puede alterar este equilibrio causando trastornos tales como la pérdida de cabello, la alopecia y finalmente la calvicie.
Estos son alguno remedios caseros naturales que te ayudarán a prevenir este molesto padecimiento:
 El aceite de Amla (hierba Amalaki) es muy eficiente para prevenir la…

Boqueras o fuegos en la boca

Opcion 1:
Cataplasma de parietaria
Las boqueras son excoriaciones que se forman en las comisuras de los labios y resultan molestas porque impiden abrir la boca con facilidad.

Ingredientes:
Hojas de parietaria

Preparación:
Machacar unas cuantas hojas con las manos.

Uso:
Aplicarlas sobre las boqueras y poner una tirita para sujetarlas. Utilizar el remedio cada noche hasta que desaparezcan.

Opcion 2:
Levadura de cerveza y germen de trigo
Las boqueras son excoriaciones que se forman en las comisuras de los labios y resultan molestas porque impiden abrir la boca con facilidad. La vitamina B6 previene su aparición.

Ingredientes:
Levadura de cerveza
Germen de trigo

Preparación:
Ninguna.

Uso:
Tomar, antes de las comidas, una cucharada sopera que contenga a partes iguales los dos ingredientes