Traductor

sábado, 17 de agosto de 2013

BAJADA DE DEFENSAS




Opcional 1:

Mermelada de mandarinas
La confitura de mandarina es una forma sencilla y muy rica de hacer que incluso los niños ingieran la tan necesaria vitamina C, que facilita la eliminación de toxinas y previene los resfriados.

Ingredientes:
1 kg de mandarinas
½ vaso de agua
vainilla
250 g de azúcar

Preparación:
Se cortan las mandarinas por la mitad, se les quita la piel, y las pepitas si las tienen. Se ponen en una cazuela de barro, se les echa el agua, se espolvorean con vainilla y con la corteza de las propias
mandarinas y se pone todo a hervir. Cuando el agua rompa a hervir se le añadirá el azúcar. Se ha de tapar,
pero también removerse con frecuencia para que no se pegue el azúcar mientras hierve, 45 minutos, a fuego lento.
Tras ese tiempo, se pasa a tarros de cristal previamente sterilizados. Si se prefiere, se puede triturar la confitura en ese momento. Los tapamos enseguida y los ponemos boca abajo. De ese modo conseguiremos una media conserva, que puede durar varios meses en buen estado.
Si preferimos una conserva que dure años, herviremos los botes cerrados al baño maría durante ¾ de hora o 1 hora.

Uso:
No existe una dosis recomendada, pero como de cualquier dulce, no debe abusarse. Por supuesto, no es apta para diabéticos.

Opción 2

Tónico reconstituyente de yogur y fresas
El yogur combina bien con todo tipo de frutas, y mezclado con las fresas se convierte en un poderoso reconstituyente para cuando estamos agotados y necesitamos cargar las pilas.

Ingredientes:
3 yogures
8-10 fresas

Preparación:
Troceamos previamente un poco las fresas y lo mezclamos todo triturándolo con la batidora.

Uso:

Es conveniente tomarlo nada más hacerlo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario