Ir al contenido principal

Tipos de Piel


Cada vez que decidimos empezar a cuidar de nuestra piel o comprar algún producto para el cuidado de la misma nos surge la duda de qué tipo de piel es la nuestra y qué productos son los más adecuados. Conocer tu tipo de piel hará que puedas elegir los tratamientos y cuidados acorde a tu piel y obtendrás los mejores resultados logrando una piel siempre sana y esplendida.
Piel Normal: Es una piel equilibrada que tiene como principal característica la textura uniforme, suave y lisa y además se encuentra bien hidratada. No tiene espinillas ni puntos negros, no tiene zonas resecas o grasosas. Los poros están un poco cerrados y la piel no tiene brillos. Para su limpieza se indica un limpiador líquido en gel sin jabón o en crema, luego aplicar una loción o tónico sin alcohol y al finalizar hidratar con cremas hidratantes fluidas.


Piel Seca: Se ve fina con poros pequeños o cerrados, esta piel produce poco sebo y es propensa a tener venas rotas. Se siente tirante luego de la limpieza y puede reaccionar enrojeciéndose e irritándose. Casi nunca tiene espinillas o puntos negros. Sin la suficiente y adecuada hidratación luce una apariencia quebradiza y las arrugas aparecen de forma temprana. El sol, viento, frío y contaminación empeoran la sequedad. Para su cuidado se indica un limpiador cremoso o un jabón hidratante sin perfume, luego debes aplicar un tónico calmante y finalizar con una crema hidratante nutritiva. Puedes utilizar una mascarilla hidratante una vez a la semana y exfoliar cada 2 a 3 semanas


Piel Grasa: Se verá brillante y grasosa por la sobreproducción de sebo a la que se asocian espinillas, puntos negros y poros abiertos. Este tipo de piel tiene la ventaja de lucir más joven por más tiempo y es más resistente a los agresores externos como sol, viento y productos cosméticos. Para su limpieza se puede usar un gel limpiador y luego un tónico equilibrante ambos sin alcohol.



Piel sensible: Es una piel muy delicada, fina y que fácilmente se enrojece e irrita además de ser propensa a sufrir reacciones alérgicas. Se siente caliente y molesta cuando se irrita y se hacen visibles pequeños vasitos. Puede arrugarse tempranamente y descamarse. En las pieles sensibles se deben utilizar productos hipoalergénicos y sin alcohol. Las pieles muy sensibles o reactivas deberán usar productos específicos para ese tipo de piel. No debes utilizar jabones ya que eliminan la fina capa protectora que la cubre. Se debe utilizar 2 veces al día hidratantes adecuados.


Piel mixta: 
Es el tipo de piel más común y es una combinación de las pieles seca, grasa y normal. Se caracteriza por tener una zona llamada “zona T” que incluye frente, nariz y barbilla que es más grasa que el resto de la cara que es normal o seca. Luce despareja e irregular al tacto.
Para el cuidado de la piel mixta se utilizan geles y tónicos sin alcohol e hidratantes oil free.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestras Arcillas

Arcilla Negra:
Ideal para TODO TIPO DE PIEL. Rica en minerales como Magnesio, Calcio, Hierro, Cuarzo y otros minerales; se extrae del fondo marino, se seca al sol y se pulveriza. Coadyuvante recomendable para limpieza de pieles profunda.
Basta agregarle agua purificada (té Verde, té de Manzanilla, infusiones de plantas o agua de rosas) para obtener un lodo, de aplicación facial o corporal, con todas las propiedades benéficas.
Arcilla Verde:
Ideal para PIEL NORMAL o MIXTA. Rica en minerales como Magnesio, Sodio, Potasio, Hierro y varios Oligoelementos; se extrae del fondo marino, se seca al sol y se pulveriza. Coadyuvante recomendable para limpieza de pieles normales, y para personas con resequedad en unas zonas a la vez que espinillas o barros en otras. Basta agregarle agua purificada (té Verde, té de Manzanilla, infusiones de plantas o agua de rosas) para obtener un lodo, de aplicación facial o corporal, con todas las propiedades benéficas.


Arcilla Roja:
Ideal para PIEL MADURA o CANSADA. R…

Remedios naturales para el dolor de oídos

El dolor de oídos suele aparecer en forma de punzadas más o menos intensas, causadas generalmente por una inflamación interna. Además, puede venir acompañado de fiebre y/o picores en la zona más interna del oído, provocando un malestar mucho mayor.
Anteriormente ya aprendimos varios remedios para eliminar el zumbido de oídos, así como para combatir los oídos taponados. Alternativas naturales y muy eficaces para acabar con sus síntomas.

En el artículo de hoy vamos a ver cómo la lavanda puede ayudarnos a solucionar este problema de manera natural, no sin antes recordar como siempre que si eldolor de oídos es muy agudo o no mejora en unas horas, deberíamos acudir a un médico para que nos haga un diagnóstico más certero.Algodón y aceite de lavanda: Una manera eficaz de acabar con el dolor de oídos es empapar un buen trozo de algodón en aceite esencial de lavanda y colocárnoslo como si fuese un tapón.

Si tenemos una bolsa de agua caliente por casa, acercaremos el oído con el tapón de lavanda …